El trabajo, la tecnologia y los modos de subjetivacion

Plantear que la tecnología impacta en el ser humano puede parecer una obviedad en esta etapa conocida como Modernidad, pero es necesario hacerlo para destacar que es la primera que llega en forma masiva a una enorme cantidad de personas, y esta condición es una de las que consideramos de importancia-1-en este trabajo. La “masividad” también tiene relación con la velocidad y dinámica inherente a la tecnología. Es una “invasión” imposible de detener, que genera nuevas modalidades de vida y modifica las interacciones inter-personales y los modos de pensamiento y acción intrasubjetivos.

 

Consideramos incorrecto la generalización de la problemática, no solo debido a que cada sujeto es distinto del otro, sino también porque el acceso a la tecnología, o el modo en que la tecnología “se instala” en las distintas actividades, es distinto también en función de en donde está ubicado el sujeto, cual es su historia y su situación. Distintas variables se interconectan: ser nativo o inmigrante-2-, estar incluido en un sistema laboral con recursos amplios en lo relacionado a la tecnología, o trabajar en una pequeña empresa o emprendimiento que no tiene tecnología, tener recursos personales que permitan tener una PC o red, tener acceso a Internet, trabajar en una corporación “globalizada” que incluye mas recursos pero también más desafíos, son entre otras algunas otras características que hacen que no se pueda hablar de un solo tipo de sujeto en la relación especifica con la tecnología.

 

El alcance de este análisis está limitado a la contraposición entre el sujeto con amplio acceso a tecnología respecto del sujeto que no tiene esa posibilidad. ¿Se están construyendo sujetos distintos? Si fuera esta una aseveración, ¿se está ampliando la brecha entre los polos extremos de un supuesto eje

 

No-tecnologíaßàTecnología

 

como resultado de lo cual se profundizarán las ventajas y desventajas que cada sujeto tendrá para su desarrollo?

 

Para acceder a una posición laboral que utilice tecnología, se exige cada vez más que el sujeto venga preparado. Ante esta realidad se hace más evidente que el sistema educativo no provee esas herramientas y se deja así librado a las “reglas del mercado”, por ejemplo si la educación privada se adelanta y ofrece capacitación, o a la individualización de las responsabilidades, síndrome inherente a la modernidad, en la cual el individuo es responsable de hacerse de las herramientas que le permitan su inclusión en la vida social. No estamos haciendo acá una valoración respecto de si el sujeto es o no responsable, dado que sostenemos que lo es, sino a las implicancias de un sistema que coloca las responsabilidades en el sujeto, pero ignora que hay variables cruciales que hacen que algunos no tengan la oportunidad de ser incluidos y hacer así jugar su responsabilidad individual como un factor más del desarrollo. Los que no tienen acceso, porque el sistema socio-cultural-económico-político no lo permite, están en desventaja sobre aquellos que su situación individual les permite invertir en capacitación. Acá si hay una implicancia en la construcción del futuro en la cual los Estados deberían involucrarse con políticas económicas que garanticen la prioridad de la educación-3- por sobre otras variables de la realidad social.

 

Deberá estar claro para todos que estar incluido en el sistema laboral es un bien muy valioso y posiblemente escaso, en el sentido que muchas personas no lo tienen, particularmente en nuestro país donde la situación de “crisis” está instalada más como regla que como excepción. ¿Cuál es el impacto de esto? Varios, pero sostenemos que uno es seguro y muy importante: con el propósito de mantenerse en el sistema, inclusive con el objetivo de crecer y mejorar su posición, el individuo está siendo presionado por la competencia laboral, las exigencias de productividad y sus propias necesidades, colocándose en situación de hacer “lo que sea necesario” para continuar incluido. Esto implica modificaciones de sus creencias, conductas e interacciones con otros. Y en esta línea, el sujeto se modifica a si mismo, y atiende más temas de los que podría atender simultáneamente, dado que la tecnología lo permite y lo incentiva, e intenta resolver más rápido cada uno de esos temas, no solo por razones de economía, sino también de productividad, no es para liberarse de la carga y regular los ciclos de “trabajo-descanso” o “esfuerzo-normalidad” y ganar en calidad de vida, sino para consolidarse en la lucha por la permanencia que garantice la subsistencia.

 

Consideramos que es posible pensar en sujetos hiper-ansiosos que no se noten así, que no lo vean como disfuncional, y que estas condiciones lleven a sujetos más afectados en el largo plazo. De algún modo se incentivan las condiciones para actuar sin capacidad de diferir las respuestas, todo tiene que ser inmediato, lo cual es una característica de periodos tempranos del desarrollo humano, que se espera sean modificados en el proceso evolutivo y no sean características permanentes de la adultez.

 

Será cuestión de la estadística y los sistemas de salud publica poder conocer con estudios longitudinales cuales son los síndromes o diagnósticos con más incidencia y la comparación contra la actualidad, pero no podemos ser optimistas respecto a que esto se realice, lamentablemente, porque sería una manera más de estudiar el impacto de la tecnología en los sujetos.

 

El sujeto del que hablamos, también está afectado por otra dimensión: el trabajo remoto, el trabajo desde la casa, u otras modalidades que se distinguen de la clásica escena de la oficina, fabrica, negocio o cualquiera sea la forma física que tome el modo laboral clásico. Como la tecnología lo permite, y las empresas poderosas invierten en esa dirección, hay muchos casos en que los límites horarios del trabajo se encuentran diluidos e indiferenciados del resto de las horas del día, fenómeno que se extiende también al periodo de vacaciones. Las situaciones “clásicas” siguen vigentes para muchos, pero también compiten con las versiones modernas. Muchas personas ya no saben bien cuando no están trabajando, y eso no lo consideramos una condición positiva para el sujeto observado en modo integral, ejerciendo sus diversos roles. Incluso, la competencia que se crea, que no es natural sino naturalizada, y no solamente propiciada por las organizaciones sino también sostenida por las acciones individuales de las personas, es potencial generadora de tensión y situaciones de estrés en el sentido que una persona trabajando todo el día, e inclusive el fin de semana, genera carga de trabajo para otras, que no lo hacen, y que se encuentran la jornada siguiente con una serie de requerimientos que no existían al terminar la jornada anterior. En realidad, la jornada ya no termina, y todos se ven implicados en atender los temas con rapidez y productividad, porque si no lo hacen quedan amenazados y enfrentando los peligros de la competencia-4-.

 

Tampoco es sin contradicciones la inserción de la tecnología en el mundo laboral, y en consecuencia su impacto en el sujeto. El artículo “Confirman que usar Internet en el trabajo no es causal de despido”-5- también muestra como la tecnología puesta al alcance individual puede ser considerada una amenaza al sujeto si este no se encuadra en determinadas reglas de uso. Si bien la justicia rechaza el pedido, el hecho que una empresa solicite el uso de Internet como causa de despido pone en evidencia que no está todo claro respecto a lo permitido o aceptado por las prácticas. Esto se contrapone con algunas posiciones que incentivan el uso de tecnología en cualquier ámbito, porque asumen que su uso genera más capacidades generales que redundaran en más productividad del sujeto en su trabajo. En este sentido, la utilización de juegos desde edades tempranas puede no ser un componente favorecedor, si los juegos solo estimulan actividades motrices y mecánicas y no procesos de pensamiento que promuevan capacidad de conceptualizacion-6-.

Esta claro así, desde nuestro punto de vista, que la relación tecnología – sujetos, en este caso mediada por las condiciones y relaciones laborales, está generando impactos en los modos de vida y en las interacciones interpersonales, y no está siendo regulada por nadie desde el punto de vista de la salud y el impacto en los sujetos, y es válido plantear que se está construyendo un nuevo tipo de sujeto basado en las reglas de juego que impone la modernidad, valiéndose en este caso de las posibilidades que genera la tecnología.

 

No es posible responder acá con certeza científica las preguntas planteadas al comienzo de este escrito. Pero si es posible pensar el problema, aunque por razones obvias no nos planteamos acá afrontar como resolverlo. Pero parece ser una hipótesis a priori sustentable que justificaría dedicar recursos para su estudio, el pensar que los sujetos que no tengan acceso a la tecnología serán muy diferentes de aquellos que si la tienen. Los sujetos con acceso a la tecnología tendrán capacidades funcionales diferentes que podrán utilizar para sus actividades. Pero no podemos asegurar quienes serán más sanos que otros, o quienes tendrán más sufrimiento que otros, y quienes tendrán mayor influencia en el desarrollo de las generaciones futuras, dado que los costos que se podrían pagar por estar absorbido por las modalidades modernas pueden incluir la profundización del desconocimiento de los otros significativos de cada uno, incluyendo el propio núcleo familiar.

 

No intentamos involucrarnos en la polémica sobre si la tecnología es buena o es mala, la cual puede estar abierta en algunos ámbitos. La tecnología ofrece innumerables posibilidades para mejorar la calidad de vida y el desarrollo de las sociedades, aunque estos logros no estén garantizados de antemano. Que el sujeto utilice la tecnología de una u otra manera es una problemática de los sistemas sociales más que de la tecnología por si misma.

Pensamos que se requieren estudios e investigaciones para avanzar en la problemática que genera la inserción de tecnología a nivel masivo en la sociedad, y poder tener conclusiones que permitan el diseño de políticas que garanticen la prioridad de lo humano por sobre el resto de las dimensiones que interactúan en la vida social.

 

 


-1-Esta universalidad alcanzada por la tecnología computacional y sus vastas implicancias psicosociales y educacionales es lo que justifica constituirla en objeto de estudio” Narciso Benvenaste – Carlos Neri en : Video-juegos: un análisis psicoepistemológico, publicado en material de la Cátedra

 

-2-Concepto que explica diferencias inter-subjetivas relacionadas con la exposición ante la tecnología. “Nativos Digitales, Inmigrantes Digitales” Marc Prensky en “On the Horizon” , material de la Cátedra

-3-La problemática de la Educación no está desarrollada en este texto. Si consideramos pertinente aclarar que la Educación debería responder a un plan del estado para que sea efectiva y produzca aprendizajes conceptuales generalizables y no sea solo un transcurrir sin contenidos valiosos o que caduquen al terminar la etapa educativa. La inserción del aprendizaje tecnológico es un área especifica en donde se requieren planes y estrategias a largo plazo

-4-En su trabajo “Picodinámica del trabajo y vinculo social”, Christophe Dejours afirma “..Esta desocupación es consecuencia, por una parte, de los progresos tecnológicos en materia de automatización y de información. Pero se sabe hoy en día que las nuevas tecnologías (o mejor dicho las nuevas herramientas de producción) no son la única causa.” También identifica dos funciones del trabajo, como mediador de la salud y su contrario, el generador de patologías, en el cual la aplicación de tecnología es un componente adicional.

 

-6-Benevenaste y Neri clasifican los juegos en distintas categorías en relación con los distintos procesos que convocan, en el Cap 4.1de “Video-juegos: un análisis psicoepistemológico”, publicado en material de la Cátedra

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: