A modo de Conclusion

El equipo de trabajo decidio un formato de ” Work in Progress”, por lo cual las conclusiones aqui planteadas tendran un caracter presuntivo, debido a la concepcion epistemologica construccionista que alienta la diversidad de criterios y las construccion constante del trabajo.

 

Este trabajo es un recorte parcial de la compleja problemática que genera la utilización de la tecnología en el funcionamiento de las realidades laborales dentro de la sociedad. Este recorte, que pretende permitir una visión de las diferencias subjetivas que genera el acceso a la tecnología, está inserto en una problemática mayor, que la contiene y la influye, y es justamente la dimensión educacional, que subyace la problemática, es decir, la falta y la falla del sistema educativo da lugar a las empresas a generar sus propios modelos de formación y desarrollo de los sujetos, ya no solo como proyecto político de un país, sino a nivel global desdibujándose las fronteras conocidas, la escasez de estrategias del estado para producir sujetos, da lugar a las corporaciones a hacerse cargo de tal rol, pero conllevando un costo muy alto, la exclusión. Dicho de otro modo, la posibilidad (o imposibilidad-1– ) concluir sobre esta problemática, está en realidad inmersa y dependiente del funcionamiento de otras instituciones en el marco social y no limitada a este recorte específico (al ámbito laboral).

 

En relación con los modos de subjetivacion, decimos que en este nuevo modelo de producción de sujetos, parecieran ser las corporaciones y los flujos de poder que a través ellas circulan, lo que intenta capturar los nuevos modos de subjetividad, pero ya no diseñando los moldes a los que deban los cuerpos someterse. Estos nuevos modelos multiaxiales de poder capturan flujos y los diquean hacia sus represas para reconvertir su sentido. Estos flujos van desde los nuevos modos de comunicación empleados por los adolescentes hasta la informatización lúdica que capitalizan las tecnologías de punta con las que se divierten y aprenden los niños y jóvenes. Las corporaciones capturan estos flujos que se interiorizan a modo de nueva naturaleza, y como en toda otra construcción humana el hombre olvida el proceso mismo de su construcción.

 

Desde la visión de psicólogos, se debe tener en claro que este nuevo sujeto está impactado y atravesado por estos flujos, ya sea por acceder a la tecnología o por quedar marginado de ella no teniendo así las mismas posibilidades. Cualquiera sea el impacto o el atravesamiento de esto (positivo o negativo) sus efectos se inscriben siempre sobre la subjetividad.

 

Ahora bien, si pensamos las relaciones laborales que se crean a partir de los nuevos modos de subjetivación, los sujetos de los que hablamos están inmersos en el trabajo remoto, el trabajo desde la casa, u otras modalidades que se distinguen de la clásica escena de la oficina, fabrica, negocio o cualquiera sea la forma física que tome el modo laboral clásico. Como la tecnología lo permite, y las corporaciones invierten en esa dirección, hay muchos casos en que los límites horarios del trabajo se encuentran diluidos e indiferenciados del resto de las horas del día, fenómeno que se extiende también al periodo de vacaciones. Las situaciones “clásicas” siguen vigentes para muchos, pero también compiten con las versiones modernas. Muchas personas ya no saben bien cuando no están trabajando, y eso no lo consideramos una condición positiva para el sujeto observado en modo integral, ejerciendo sus diversos roles. Incluso, la competencia que se crea, que no es natural sino naturalizada, y no solamente propiciada por las organizaciones sino también sostenida por las acciones individuales de las personas, es potencial generadora de tensión y situaciones de estrés en el sentido que una persona trabajando todo el día, e inclusive el fin de semana, genera carga de trabajo para otras, que no lo hacen, y que se encuentran la jornada siguiente con una serie de requerimientos que no existían al terminar la jornada anterior. En realidad, la jornada ya no termina, y todos se ven implicados en atender los temas con rapidez y productividad, porque si no lo hacen quedan amenazados y enfrentando los peligros de moda.

 

La tecnología ofrece innumerables posibilidades para mejorar la calidad de vida y el desarrollo de las sociedades, aunque estos logros no estén garantizados de antemano. Que el sujeto utilice la tecnología de una u otra manera es una problemática de los sistemas sociales más que de la tecnología por si misma.

 

Entonces repensando el rol del psicólogo, ahora este se encuentra con sujetos fragmentados, hiperincentivados por el sistema, donde ya no hay límites entre lo privado y lo público, hiperestresados y afectados por la falta de motivación o reconocimiento, en la carrera por sostener su identidad que ahora debe redefinirse intensa y constantemente.

El psicólogo debe situarse en un campo redefinido constantemente, donde el mismo debe adaptar su perspectiva en función de un intento eficiente por abordar este nuevo sujeto.

 

Por ultimo, los cuerpos desde este nuevo modelo ya no serán necesarios como dice Michael Foucault pensar en “Los cuerpos dóciles” como en la edad clásica donde hubo “un descubrimiento del cuerpo como objeto y como blanco de poder”, cuerpo manipulable, controlable, adiestrable, utilizable. Los métodos y técnicas que permitirán que el control de las operaciones de ese “cuerpo-objeto”, de ese “cuerpo-máquina” se instauraren como “las disciplinas” generadoras del sistema de dominación reinante en la Modernidad Temprana, cuyo fin era regular y normalizar a la población. El cuerpo humano que cuanto mas dócil, mas útil era a los fines políticos que emergieron en esta nueva sociedad, conformando una mecánica, donde la “microfísica del poder”, es decir, las técnicas utilizadas para moldear a merced del sistema naciente esos cuerpos, definían cierto modo de adscripción política y detallada del mismo.

Ya no serán necesarios los envases, solo el modelo por el cual se logró este proceso, ya no serán necesarios los “cuerpos maquinas”, ahora solo con “mentes dóciles” se reproducirán los mismos efectos.

 

La herramienta global, la tecnología a merced de las masas dóciles y productivas darán paso a “la composición de fuerzas”, fruto de la combinación de individualidades distribuidas, cronometradas, fragmentadas, normalizadas, legalizadas, manipuladas, que en su conjunto conformaran un aparato de producción mas eficaz que cada singularidad.

 

Acá, ya es un psicólogo que además de ocuparse de nuevos sujetos, se deberá ocupar de nuevos “no cuerpos”, las relaciones se construyen desde la virtualidad, el gesto desaparece y la lectura del otro presente se diluye, éste es el nuevo aprendizaje que el psicólogo deberá encausar.

 

Los profesionales preparados en psicología deberemos entender las historias singulares dentro de cada marco particular, para poder ser eficientes en nuestro rol.

 

Ningún planteo esta cerrado. Los síndromes de la modernidad tienen mas posibilidad de profundizarse que de desaparecer. Entre todas las preguntas que dejamos abiertas, agregamos una mas: ¿Se necesitan nuevos perfiles de psicólogos preparados para estos nuevos paradigmas, que como sujetos sociales también están afectados y atravesados por la tecnología, para poder cooperar tanto en las políticas sociales de salud, educación y en la atención individual?

Sabemos, como psicólogos, de la complejidad inherente a la problemática humana.

 

También sabemos que es posible, y quizás probable, que el sujeto dócil sea solo transitorio, y de algún modo “explote” cuando su capacidad sea excedida. De este modo, habrá nuevas expresiones de disfuncionalidad y malestar par los cuales debemos estar preparados.

Consideramos que el psicólogo debe serle fiel a su encomienda: velar por la salud de los sujetos, y recordar que este valor se halla por encima de cualquier intento por dominar la totalidad del sujeto en función de propósitos que restrinjan su libertad, su felicidad y su desarrollo.

 

Ofrecemos un link de una nota donde comparte la vigencia de la problemática:

 

Copyright Clarín y Le Monde, 2008. Traducción de Cristina Sardoy.

 

 

-1-Imposibilidad en el sentido de no poder tener una única conclusión con valor de verdad universal para la problemática que estamos tratando

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: