Bienvenidos a la Posmodernidad

Si las personas se relacionan con nosotros cada vez en mayor número, y cada vez a mayor velocidad ¿no sería lo lógico que primara la superficialidad y el desapego?

Keneth Gergen

Desde hace ya tiempo que hemos abandonado el hábito de escribir una carta, el correo postal ha pasado a ser un instrumento dependiente de redes digitales de información, sistemas de envíos de facturas o solamente correspondencia comercial o publicitaria.

Vivimos en ciudades donde desconocemos a nuestro vecino, cruzamos miríadas de personas a diario sin advertir la presencia de un rostro familiar, los jóvenes se reúnen en los “ciber a chatear” para conocerse, la información circula a una velocidad que hace imposible advertir su frenético ritmo, lo que hoy es nuevo deja de serlo en el instante de su aparición.

Avenidas atestadas de automóviles, autopistas, supermercados, la hiperconectividad como factor alienante del ser, la multifrenia desencadenada, la colonización del Yo, cada sujeto representa esta incertidumbre sobre todos los valores y la razón.

Un frenesí desbordado de anhelo parece arrojarnos compulsivamente hacia el mañana, sin advertir que estos fenómenos nos suceden y somos el terreno donde los investigadores futuros intentarán develar la incógnita de este proceso que hoy significamos.

Bienvenidos a la Posmodernidad.

Comunicación Electrónica

“La cuestión, pues, no es saber si las relaciones entabladas a través de los medios se aproximan en su significación a las normales, sino mas bien si las comunicaciones normales pueden aproximarse a los poderes del artificio”

Keneth Gergen

Básicamente en nuestra investigación intentaremos abordar el uso de la tecnología para la creación de sistemas de comunicación electrónica.

A saber son dos los medios más usuales para relacionarse electrónicamente con el mundo: La Computadora y El teléfono celular.

Veremos como interactúan los jóvenes y adolescentes a través de estos medios, como área definida de este capítulo.

En este contexto la computadora es básicamente una herramienta de acceso al la gran red de información: “La Internet”.

La red es un complejo edificio de “portales temáticos”, y sistemas interactivos de información y comunicación.

Estos sistemas son básicamente: el correo electrónico y los “canales de Chat” (el caso del el “Messenger”).

El correo electrónico mantiene ciertos cánones del postal, a saber: existe una dirección o identidad manifiesta del remitente y el destinatario, y permite el intercambio de información en un tiempo corto pero suficientemente largo como para analizar el mensaje e idear una respuesta.

Los sistemas como el “Messenger” suponen un intercambio recíproco, inmediato y simultáneo de la información (a modo de un diálogo), aquí cada participante se identifica con un “Nick” o seudónimo que permite encubrir su identidad para algunos al tiempo que puede ser manifiesta para otros.

En el instante que el participante entra en “la red”, su presencia es advertida por todos aquellos que hayan agregado su “Nick” al propio sistema, permitiendo así entrar en contacto con aquél usuario del chat.

Lo interesante de estos modos de comunicación es que se han transformado en una manía o compulsión para muchos de sus participantes: jóvenes que buscan aventuras, personas que desean conocerse, oficinistas aburridos que intentan “pasar el tiempo”, adolescentes que se “escapan electrónicamente” de sus casas , mujeres deseosas de conocer un hombre, hombres que buscan mujeres, mujeres que buscan mujeres, psicópatas, artistas , voyeurs, aficionados a la seducción digital y toda clase de fauna virtual que habite los ciberespacios de la red.

No es extraño conocer a alguien que haya entablado una relación sentimental con alguna persona descolgada de la red, alguien que haya hecho un amigo en otro continente y vaya a visitarlo, parejas que mantengan intensas relaciones y hasta lleguen a la ruptura sin haberse jamás visto cara a cara.

Parecería extraño para algún romántico esto de no “conocer el rostro del amado”, pero esto es posible hoy gracias a la Internet.

Lo mas seductor de mantener una relación de estas características es la posibilidad de moldear la propia identidad, crear un Yo alternativo y crear al “otro” a voluntad, en realidad importa muy poco que es lo que el otro diga, lo mas importante es lo que yo me imagino de el.

Podemos desligarnos del peso de nuestro propio cuerpo y de nuestras circunstancias y apremios, podemos entablar cantidad de relaciones simultáneas y tenerlas a todas bajo control, nos permite escindirnos de nuestra rutinas para asumir un rol alterno que nos signifique desde un contexto mucho mas rico, intenso y maleable.

Keneth Gergen nos habla de la multiplicidad del yo como fenómeno posmoderno, la capacidad de estar significativamente presente en mas de un lugar a la vez, definitivamente las tecnologías de comunicación electrónica expanden esta noción de modo exponencial pudiendo desarrollar esta capacidad hasta lo impensable.

Desaparecen las inhibiciones, la angustia existencial, el compromiso, y todo esto es reemplazado por una cómoda levedad resuelta por nuestros dedos desde algún rincón insoslayable.

Muy práctico Las Redes Telemáticas como Medios de Comunicación

La utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ha abierto el paso a la denominación red telemática para aludir al “tejido” o medio que la soporta: el de la informática (almacenaje y procesamiento) y las telecomunicaciones (transporte).

Aunque en la práctica no se puede separar el proceso de tratar y difundir la información, existen dos espacios en los cuales estas tecnologías tienen su aplicación. El primero, cuando una persona trata información y conocimiento en el ámbito individual, sin interacción, y el segundo, cuando ésta se relaciona con otro actor.

El primer espacio es el de la informática y el segundo es el de la telemática (palabra derivada de la contracción de telecomunicaciones e informática), definida como “una amplia telaraña electrónica formada por computadoras conectadas en redes que tiene a la información como el elemento principal de su actividad, la cual transporta de manera económica y multiescalonada, ofreciendo al usuario un uso interactivo al integrar espacio y tiempo” (Cartier, 1992) y que se ha convertido en un nuevo medio de comunicación.

Los medios telemáticos se distinguen de los anteriores porque además de que “la interconexión de todas las redes significa la aparición de nuevas formas de transmisión y de intercambio de información (…) estos permiten el acceso a un tipo de información antes no vehiculizado por medio masivo alguno (la información-conocimiento o información-saber), disponible en los bancos de datos interconectados”

La integración del computador, las telecomunicaciones y los sistemas audio-visuales se considera “el pilar fundamental de una nueva revolución, denominada la revolución del conocimiento, porque está generando transformaciones en los paradigmas convencionales de enseñanza-aprendizaje, trabajo y comunicación” .

En tal sentido, el concepto de red telemática no se ha mantenido imperturbable. Actualmente se observa la tendencia a equipararlo con el de comunicación mediante computadoras (CMC) “con lo cual se enfatiza que lo fundamental es la aplicación de la herramienta para la comunicación” , puesto que el concepto designa al “uso de conexiones directas o remotas entre computadoras para facilitar la comunicación entre personas distantes”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: