La información una forma para seguir siendo parte de la realidad.

“La realidad no es un dato, es un trofeo.”

Nelly Schnaith.

Estar informados pareciera ser otra imposición de nuestro tiempo, tenemos la necesidad de estar informados, de mantenernos al tanto. De sentirnos permanentemente conectados con los otros que nos son relevantes. Esto es posible vía comunicación celular, vía mail. También queremos saber lo que pasa en los rincones más lejanos del mundo. Las nuevas tecnologías aplicadas al servicio de la comunicación permiten la ampliación de nuestro universo hacia lo macro y también hacia lo micro. Los cambios y los acontecimientos se suceden de forma tan vertiginosa que no podemos aprehenderlos. El caudal de información que nos llega es tal que tenemos la necesidad de estar permanentemente conectados si queremos seguir perteneciendo, formando parte de la realidad. Con el temor de habernos perdido algo importante, de despertarnos un día y no reconocer mas al mundo en que vivimos, encontramos en la información un lazo, una manera de ligarnos a este mundo que cada vez nos parece mas extraño.

Watzlawick en: “Las dos realidades” nos aclara que no existen realidades absolutas, sino solo perspectivas, que se construyen en la interacción social y que solo ingenuamente pensamos que se remiten a la realidad verdadera. Discrimina dos tipo de realidad, una realidad de primer orden en la que ubica aquellos aspectos de la realidad que estad consensuados por la percepción, datos que serian verificables por vía experimental. Y una realidad de segundo orden en la cual están incluidas todas las significaciones y las atribuciones de valor que le atribuimos a las cosas. Reglas culturales socialmente subjetivas y arbitrarias. Gergen en “ El movimiento del construccionismo sociales la psicología moderna “ nos un ejemplo paradigmático, las emociones son consideradas como objetos con entidad propia, los consideramos naturales, universales, cuando solo son construcciones culturales.

Podemos preguntarnos si la realidad de primer orden es univoca, si es absoluta, si es eso que se enfrenta al sujeto, si es completamente externa. La cita de Wittgenstein que Watzlawick elige para su epilogo nos contesta. En ella nos dice…” Creemos una y otra vez que seguimos a la naturaleza y lo que seguimos es solo la forma a través de la cual la contemplamos… no podíamos salirnos de ella pues consistía en nuestro lenguaje…”

El planteo construccionista nos dice que no existe una realidad de hecho, una realidad a priori de lo social, que no existe una separación tajante entre sujeto y objeto. Que solo existen construcciones, que son producto de la interacciona social. Construcciones culturales e históricas.

Pero a que realidad tenemos acceso?

Que las nuevas tecnologías hayan monopolizado en cierta medida los modos de comunicación no implica también cierto monopolio sobre la realidad?

Moisés Gonzáles en su libro Introducción al pensamiento Filosófico, nos dice…”El papel fundamental de la tecnología en la sociedad actual aparece de forma precisa y transparente cuando advertimos que no es en absoluto neutra sino que demanda y exige ciertos conocimientos y valores …y que termina imponiendo determinados patrones culturales que determinan y condicionan nuestra civilización…”

La realidad nos llega a través de filtros, el filtro de la pantalla, el filtro que solo deja escapar una voz. En una entrevista Lyotard señala: “… lo interesante de las nuevas tecnologías es que sustituyen a las operaciones mentales…el efecto global de todo ello comporta una gran importancia, a fuerza de interponer entre las cosas y el sujeto ( y entre los sujetos mismos, agregamos nosotros) filtros, mediaciones, imágenes, sonidos que pasan por la criba de la numeración incluidas evidentemente las memorias automáticas de los ordenadores, nuestro acceso a las cosas se mediatiza hasta el punto que se vuelve imposible saber que es real y que no, que esta presente o no, quien es o no es el autor del mensaje, quien es el destinatario y quien no lo es…”

Una experiencia que nos habla de este grado de desmaterializacion de la realidad el la llevada a cabo por Orson Wells en los EE.UU , donde desde su programa de radio hace creer a los radioescuchas que el país es invadido por marcianos. Aquí, en Argentina Martín Caparros desde un programa de televisión inventa la vida, de un personaje, político y escritor que nunca existió y que luego los televidentes sostienen conocer.

Desde lo mas cotidiano, en el chat cada cual se inventa como quiere ser.

Todos estos ejemplos nos muestran que las nuevas formas de comunicación han dejado de ser vehículos considerados neutrales, para pasar a producir hechos. Es decir han dejado de ser espejo de la realidad, para pasar a ser la Realidad. Por todas partes vivimos un universo extrañamente parecido al original, donde las cosas aparecen dobladas por su propia escenificación.

Gracias al desarrollo y a la potencia de las nuevas tecnologías los medios masivos de comunicación han adquirido la facultad de crear realidades, se han transformado en instituciones con atributos de verdad y objetividad , que producen y reproducen una realidad, y con ella el foco y el escenario de los actores…” estos especialistas… pueden transformar cualquier hecho real ( pero sabiamente elegido ), en la materia prima de un mensaje noticia, en un producto mensaje, que a su vez pasa a alimentar el circuito de la información de millones de humanos… que esperamos cada día la sorpresa ritual de descubrir claves y hechos que nos ayuden a orientar nuestra vida cotidiana, que nos conmuevan al mismo tiempo que renueven nuestras certidumbres.” Dice Eduardo Vizer en un articulo de La Nación.

De esta manera las noticia-producto, pone de relieve ciertos hechos, los digiere, los interpreta, los eleva al estatuto de realidad, de La Realidad y se convierte en vehículo social e intersubjetivo mediatizado, proponiendo un discurso común, imponiendo conductas. Discurso que por su poder resulta hegemónico y que desmaterializa todo lo que deja afuera. Las cosas son mas ciertas después de salir por la pantalla, las personas existen mas al pasar por ella, paradojicamente es la propia realidad la que debe legitimar su propia existencia en las fugaces apariciones televisivas.

Recapitulando lo que hemos analizado hasta el momento: sabemos que las realidades se construyen, que en esta construcción muy poco hay de objetivo. Que la tecnología, paradigma de nuestra época, ha afectado no solo nuestra manera de vivir sino de ser y de pensar. Que por medio de ellas es posible manipular las realidades de millones de personas. Que su discurso es hegemónico y que le resta existencia a lo distinto ¿Será esta una manera de concretar la Aldea Global?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: