Multifrenia

Proceso de Saturación del Yo

“Hay una colonización del ser propio que refleja la fusión de identidades parciales por obra de la saturación social. Y esta apareciendo un estado multifrénico en el que comienza a experimentarse el vértigo de una multiplicidad ilimitada”

Keneth Gergen

Todos estos elementos interactivos de comunicación han llevado al individuo a un estado de “hiperconectividad”, donde el “estar comunicado” se ha vuelto una necesidad, pero hay un “modo de estar comunicado” que es necesario, no simplemente entablando una conversación casual, visitando a alguien, o participando de la vida cotidiana mediante actos significantes simples, estar comunicado implica el acceso a este tipo de tecnología de alto nivel, estar comunicado significa entre otras cosas poseer y portar siempre un teléfono celular, estar comunicado significa en este contexto participar del frenesí por la adquisición de tecnología de punta e intervenir y ser intervenido por ella.

Es cada vez mas común que una persona no pueda salir a la calle sin su equipo de telefonía móvil, como si algo terrible ocurriera y ese ser quedara virtualmente incomunicado. El resto de los actores intervinientes en su devenir cotidiano quedan descontextuados de la escena como una especie de “montaje”, ya que participan del paisaje a modo de objetos, la mediatización del lenguaje a través de los celulares es un hecho, y las relaciones “reales” son las que se sostienen a través de él.

Los adolescentes se han instalado en esta cultura de modo muy particular, sus afectos son transmitidos en cortos mensajes estandarizados en figuras, símbolos, abreviaciones consonantes, y neologismos que mezclan la estructura fonética mas básica de la lengua vernácula con palabras derivadas de idiomas extranjeros.

La comunicación que ellos establecen con sus celulares se realiza casi exclusivamente disponiendo del SMS (sistema de mensajes cortos), una especie de mensaje de texto entre celulares que se comunican en forma constante y entre varios emisores a la vez, pudiendo establecer temas muy diversos en paralelo.

La comunicación reduce su nivel de complejidad por un máximo de interconectividad entre emisores y receptores.

A diferencia del “chat” o el correo electrónico, uno esta constantemente disponible, en constante vigía de su equipo celular, que a modo de un radar implacable nos pone a disposición en cualquier circunstancia.

El lenguaje también ha sido forzado, se deben decir mas cosas en menor espacio, el nivel semántico se reduce en contra de la capacidad de significación de la palabra, la palabra escrita es mutilada en virtud de la economía de caracteres que demanda este modo abreviado de escritura.

Las reglas ortográficas poco interesan, y es mucho mas importante la capacidad de significación y originalidad de los mensajes. El lenguaje se halla en una especie de ebullición, como si se estuvieran gestando modos nuevos de comunicación y de expresión.

La tecnología de época actual no solo amplía la gama de las relaciones preexistentes, sino que las modifica al desplazarse del vínculo cara a cara al vínculo electrónico.

A diferencia de las relaciones cara a cara, las electrónicas ocultan la información visual, y en especial los mensajes de texto ocultan la auditiva, habiendo una mayor tendencia a crear el otro imaginario con quién relacionarse.

Como conclusión previa, nos parece interesante la cita de Max Horkheimer, en el libro

” La filosofía como critica de la cultura”

La impotencia del espíritu se manifiesta muy principalmente en la atrofia
del lenguaje. La impotencia de la palabra, no quiere decir falta de palabra,
sino mas bien la transición a una comunicación tan social que haga callar a
los individuos singulares… los hombres se han emancipado, pero del
individuo depende demasiado poco para que las palabras que el habla, en
cuanto a personas singular determinada, puedan valerle para expresarse:
sirven como instrumento, contraseña, arma… es discutible si la pantalla
ejerce un efecto beneficioso, y es de temer que pronto se requieran
estimulantes mas fuertes; lo que la caracteriza es el mutismo de los
individuos singulares. Fascinados ante aquella pantalla, los niños
permanecen mudos, y a fin de cuentas no llegan a tomar contacto con el mundo
a través de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: